domingo, 6 de agosto de 2017

Vidas paralelas


El 19 de julio de 2016, el DCU Center de Worcester fue el escenario de uno de los momentos más importantes de la historia reciente de WWE. Para impulsar una marca estancada como lo estaba Smackdown, la división de marcas volvía a escena. Aquella noche de verano los focos de las elecciones apuntaban a los Seth Rollins, Charlotte, Roman Reigns, Brock Lesnar… pero lejos de ellos aparecieron dos luchadoras que son las grandes protagonistas de la división femenina actual: Alexa Bliss y Carmella.
Para encontrar a ambas en el draft uno se tiene que remontar hasta la segunda ronda de elecciones. En el programa especial emitido en WWE Network después de RAW, aparecieron los nombres de ambas luchadoras de NXT. Alexa fue seleccionada por Smackdown en el puesto 44º y Carmella lo hizo en último lugar (59º) también por parte de la marca azul. Visto el rendimiento de ambas a poseriori, está claro que estamos ante dos verdaderos robos de aquella edición.

Las similitudes en la carrera profesional de ambas en WWE empiezan desde muy pronto. Su estancia en el territorio de desarrollo fue largo y duradero, pero sin duda necesario. Les permitió pulir desde el inicio sus capacidades. Las dos aterrizaron en el territorio de desarrollo en los meses de mayo-junio de 2013. Tampoco difiere mucho su paso por NXT. Las dos tuvieron un papel importante acompañando a stables (Blake & Murphy y SAWFT) y se vieron obligadas a demostrar en solitario su talento después de que se rompiera la unión con sus parejas.

Muy similar fue la reacción de los aficionados ante estos dos ascensos al roster principal. Quizás fue algo más negativa en el caso de Carmella, a la que algunos no le daban ni un solo voto de confianza en su carrera individual. Pero lo cierto es que no hay mejor motivo para seguir creciendo que asumir mayor responsabilidad, y ambas son un claro ejemplo de ello.

Alexa comenzó con buen pie desde el principio. Rápidamente comenzó a ganar importancia dentro de la división de Smackdown. La luchadora de Orlando inició su andadura en el Main Roster con combates ante las luchadoras más importantes de la marca y fue variando cosas en su personaje que conquistaron a gran parte del público de inmediato. Gran aficionada a los cosplays, no tardó en convertirse en la Harley Quinn de la empresa de los McMahon.

El 4 de diciembre de 2016 empezó a inscribir su nombre en la historia de WWE. Bliss se proclamaba campeona femenina de Smackdown. El guión de esta increíble historia no cambió con su cambio a la marca roja en el WWE ShakeUp. El pasado 30 de abril conquistó el campeonato femenino de RAW convirtiéndose en la primera mujer en ostentar estos dos reconocimientos.




Estamos ante una de las superestrellas que más me ilusionan actualmente en la programación de la empresa. Una luchadora que va mejorando en su aspecto in-ring, con detalles espectaculares como cuando finge dislocarse el brazo, con un dominio del micro que asusta, para bien y para mal como ella misma reconoce, muy entretenida y una heel cada vez más creíble.

Carmella tardó algo más en entrar en una buena dinámica. Cierto es que desde el principio se veía a una luchadora capaz de aportar algo totalmente diferente a las presentes en la marca azul por aquel entonces. Un personaje fresco e innovador y buenas habilidades con el micrófono. Pero el hecho de perder su primer feudo ante una Nikki Bella, que salía de una grave lesión, no ayudó demasiado. A pesar de ello, las sensaciones de la debutante no fueron del todo malas en una rivalidad que contó con combates incluso sin descalificación.

Poco después entró en escena James Ellsworth. Probablemente los guionistas querían aprovechar la reacción que generaba el sin barbilla para poner over a Carmella, pero lo cierto es que este movimiento tuvo buenos momentos y algunos en los que parecía que el bueno de James no pintaba nada junto a la de Massachusetts.




Pero al final la situación actual de la división femenina se ha vuelto a su favor. Ese aire de frescura y de novedad llegó en forma de Money in the Bank. Un maletín que lo tuvo que ganar por dos veces, lo que ha dejado bastante alta su credibilidad. Una decisión acertada el apostar por una superestrella que promete dar bastante juego con este MITB.

Dos carreras diferentes, pero con una trayectoria muy similar hasta ahora. Y que espero que sigan unidas durante tiempo por un mismo denominador común. El del éxito.


Jaime