sábado, 12 de agosto de 2017

Puntuaciones - NJPW Bloque A G1 Clímax 27



El bloque A del G1 Clímax estuvo a la altura, dándonos una enorme cantidad de grandes combates. ¿Listos para repasar lo mejor de este lado del torneo?

Día 1:

- Hiroshi Tanahashi vs Zack Sabre Jr:



La carta de presentación con la que debía empezar Sabre no pudo ser mejor. Tanahashi y Sabre mostraron una excelente química y esto nos permitió ver la mejor versión del británico, con un colosal despliegue de sumisiones y combinaciones para doblegar al campeón intercontinental, que mostró energía y metió al público en el bolsillo.


El excelente final, con Tanahashi siendo sometido a un candado cada vez más sádico y cerrado en su brazo débil redondea un conjunto ya de por sí muy interesante.

Un match dinámico, interesantísimo, orgánico y que resultó más que notable. Pieza digna de recordar.

Puntuación: ****


- Kota Ibushi vs Tetsuya Naito:




Magnífico. Naito e Ibushi dieron una demostración de por que son dos de los mejores del mundo. Un match con un soberbio planteamiento en el que Naito castiga sin piedad el cuello de Ibushi para luego encontrarse con una tormenta de explosividad y pasión que casi le vence. La construcción es sobresaliente, pero su resolución también.


Siendo coherente con esto, Naito se lo llevó forzando al máximo esa zona de Ibushi con 2 brutales Destinos pese a los tremendos esfuerzos de Ibushi.

Divertidísimo, intenso, brillante y bien construido. Must watch.

Puntuación: ****1/2


Día 3:


- Hiroshi Tanahashi vs  Bad Luck Fale:




Si bien este match no se va a llevar una puntuación estelar, si que fue inteligente y muy recomendable. El motivo es que Tanahashi y Fale construyeron un match corto pero con muchísimo contenido, resuelto de manera formidable.


Fale es el gigante y Tanahashi, sin llegar a doblergarse claramente en ningún momento, solo puede intentar capear el temporal. Y lo consigue, sacando una tremenda slingblade en el apron para forzar un contout que salvó sus puntos.

Un match que merece su hueco aquí por lo bueno de su planteamiento y notable ejecución.

Puntuación: ***1/2



- Kota Ibushi vs Zack Sabre Jr:




De nuevo, Zack y Kota demostraron por qué son dos de los nombres más destacados del torneo.

Choque de estilos que no pudo encajar mejor. Sabre mostró de nuevo su mejor cara ante un Kota espectacular y que logró sacar adelante el combate pese a los 1001 recursos que presentó Sabre.

Sin necesidad de ir a la épica, construyeron un encuentro completísimo, divertido y lleno de acciones de las que suman valor. El tremendo final con Ibushi sacando su Last Ride Powerbomb para atrapar a Sabre en el pin fue el mejor punto final posible a uno de los mejores encuentros del torneo.

Sobresaliente y totalmente recomendable.

Puntuación: ****1/4


Día 5:

- Tomohiro Ishii vs Kota Ibushi:




Otra joyita de esas que no puedes perderte. Alejados de la fórmula de main event, Ibushi e Ishii dieron otro combatazo. La explosividad de Ibushi unida a lo que siempre nos da el Stone Pitbull resultó, como no podía ser de otra manera, una mezcla que garantiza resultados.


Tras un choque repleto de intensidad, contras e intercambios eléctricos de los que te hacen divertirte y emocionarte, Ishii se encontró con el corazón de Kota en forma de Last Ride Powerbomb para perder un match a la altura de las expectativas.

Puntuación: ****


- Yuji Nagata vs Hiroshi Tanahashi:




Imposible no emocionarse. El duelo entre el veteranísimo Nagata y el recuperado ace Tanahashi prometía mucho. La historia entre ambos, peleando en la cima de NJPW cuando la empresa del león salía de su tremenda crisis, hacía que este match en el último G1 de Nagata cobrara especial significado. Lo sabía, y fueron a lo sentimental.

Tanahashi y Nagata mostraron, a sus 40 y 49 años respectivamente, que son dos de los mejores workers de Japón. Nagata cimenta aquí su G1, mostrando su presente real a nivel de kayfabe. Un explosivo, valiente y excelente worker veterano que ya no llega para ganar. Jamás se rindió y le puso a las cosas muy difíciles a Tanahashi, que finalmente se llevó el choque tras varias secuencias en las que Yuji se negó a aceptar su casi inevitable derrota. La secuencia final, con Nagata resistiendo estoicamente en lo alto del esquinero mientras la sangre corría por su cara me tocó el corazón.

Un match genial dentro de este G1 a nivel in ring, pero también uno de los más emocionales. Altamente recomendable por lo primero, imprescindible por lo segundo.

Puntuación: ****1/4


Día 9:

- Tomohiro Ishii vs Tetsuya Naito:




Imposible no irse con un sabor agridulce viendo los precedentes. Ishii vs  Naito suele ser garantía de MOTYC en NJPW, pero aquí estuvieron algo por debajo. Por supuesto superaron ese raro y deficiente encuentro en el G1 Special, pero el combate que dieron aquí no acabó de despegar.


Fue mucho más orgánico, intenso e interesante que el que nos dieron en USA. Aquí los dos lucieron cómodos y pudimos disfrutar del auténtico stone pitbull sometiendo al Ingobernable, pero se quedaron lejos de cotas alcanzadas en enfrentamientos como el de la  NJ Cup 2016.

Ciertas secuencias fueron algo sucias y quizá los momentos de falta de selling pueden molestar a algunos, pero pocas cosas me resultan tan satisfactorias como ver a Ishii siendo capaz de superar absolutamente todo. Ese es Tomohiro Ishii y así seguirá siendo, para mi suerte.

Puntuación: ***3/4


- Kota Ibushi vs Bad Luck Fale:




Como estáis viendo, Ibushi es un imprescindible en los mejores matches del bloque A, pero Fale no se queda demasiado atrás. Aquí tuvimos un match que sin ser un perfecto ejemplo, si que fue uno de esos matches entre gigante y babyface explosivo que tanto nos gusta ver.

Fale supo ser un monster heel en todo momento e Ibushi estuvo en su línea habitual, sin guardarse nada y haciendo que el match fuera un punto más lejos en espectacularidad (llegando al punto de usar maniobras dignas de DDT) sin dejar de vender a su oponente como la bestia que es. Consecuentemente con el match y la situación del bloque, Fale sumó una contundente victoria que dejó un regusto final satisfactorio.

Puntuación: ***3/4



Día 11:

- Tomohiro Ishii vs Yuji Nagata:




Nagata continua con su camino en este G1. Otro match apasionante en el que no le queda más remedio que irse de vacío.
Blue Justice no le tuvo miedo en ningún momento a Ishii, que por supuesto estuvo en su agresiva y dura línea para tratar de destrozar al veterano. Lejos de ver un choque desigual, Nagata logró tumbar de manera tremenda al integrante de Chaos, pero con el paso de los minutos, las secuencias terminaron cayendo del lado de Ishii, quien cerró el intenso choque con su vertical drop brainbuster.

Un match recomendable y que representa a la perfección el G1 de Yuji. Nada de que avergonzarse pese a que su contador reflejaba ya 0-6.

Puntuación: ****


- Kota Ibushi vs Hiroshi Tanahashi:




Era el momento del main event en la ciudad natal de Kota. Una derrota le dejaba prácticamente sin opciones y no podía caer. En las entrevistas, Kota había dejado claro que Tanahashi es un Dios en NJPW. Y aquella noche Kota Ibushi iba a superar al mismo Dios.


Tanahashi planteó el combate como heel ante el ídolo local y la idea salió bien. El público se implicó aún más gracias a esto, haciendo que los comebacks de Kota resultaran aun mejores.  En lugar de apostar por la épica y por algo quizá más ambicioso, las siguientes fases del combate siguieron con la tónica planteada funcionando realmente bien. Eché en falta ese plus, pero no cambia que cada momento del combate tuviese contenido y estuviese bien ejecutado.
El final, con Ibushi sacando su Last Ride Powerbomb para sentenciar a Tanahashi con su nuevo finisher fue el necesario. Su Kamigoe (como indicaron los anunciadores, sobrepasar a Dios) dejó seco a Tanahashi.

En conclusión, un match que no fue a por lo máximo, pero que supo sacar mucho de su planteamiento, generando un conjunto muy notable. Altamente recomendable.

Puntuación: ****


Día 13:

- Bad Luck Fale vs Tomohiro Ishii:




A Ishii podrían ponerle delante de un tipo de 2,5 metros con una escopeta en una mano y un machete en la otra y ni por esas se echaría atrás. Ante Bad Luck Fale, siendo otra empresa complicada, tampoco.


Ishii fue desde el minuto uno a por el gigantón del Bullet Club, encontrándose con un muro que no podía superar. Si bien poco a poco consigue avanzar, Fale da otra performance muy sólida desde el lado dominante. Ishii consigue resurgir con varias comebacks de las que te hacen disfrutar de verdad, pero todo acaba cuando el Underboss impacta con una spear para cerrar con su infalible Bad Luck Fall.

¿Cuando acabará el absurdo debate con Fale? Llegados a este punto del año, ha mostrado sobradamente que es un monster heel bastante competente. Con Ishii el debate debería empezar a ser cual es su puesto dentro de los mejores del mundo.

Puntuación: ***3/4


Día 15:

- Hiroshi Tanahashi vs Tomohiro Ishii:




Cuando pones a dos de los mejores workers del mundo en un main event del G1, la cosa puede ir de notable alto a matrícula de honor. Aquí, Ishii y Tanahashi rozaron el sobresaliente con un choque que si bien no fue lo que soñé, si que estuvo sobradamente a la altura.


Como era de esperar, los estilos se mezclaron a la perfección. Ambos necesitaban la victoria, especialmente Ishii, pero el ace se supo imponer. Su estrategia inicial no funcionó, incluso Ishii logró darle la vuelta, destrozando costillas, cuello y hasta la pierna de Tanahashi con limbwork. Pero esto iba de cambiarse los papeles y Tanahashi fue capaz de ponerle el mismo corazón que Ishii para lograr doblegar y eliminar al stone pitbull.

Un choque tremendo, altamente recomendable para cualquier fan del pro wrestling. Recomendable también el post match, con un Tanahashi tan destrozado que necesitó de la ayuda del Young Lion Oka para sostenerse en pie en una escueta promo, alejada de su alegría y energía.

Puntuación: ****


Día 17:

- Yuji Nagata vs Bad Luck Fale:




"Corazón, una pasión", reza la camiseta de Nagata. Esta noche, la pasión se apagó para el G1 Clímax. Nagata perdió su última lucha en el torneo ante un público entregado. Un homenaje total en el que se cerraba el círculo. Su oponente, un monstruo heel llamado Bad Luck Fale, a quien se lo enseñó todo como entrenador.

Durante varios minutos, Nagata explotó una y otra vez. Se dejó ese fuerte corazón que ya cuenta casi 50 años para intentar un imposible. El gigante no fue doblegado, pero a punto estuvo de caer. Yuji liberó todo su arsenal, pero no pudo escapar del poder del gigante isleño. La Bad Luck Fall marcó el fin de una era. 

Y en ese momento, en pleno estallido de respeto por Nagata, Fale hizo lo propio ante su maestro. Un combate excelente, que certifica el tremendo G1 de Fale y el mejor run que se podía soñar para Nagata. Blue Justice se va como uno de los MVP del torneo más importante del mundo, pero también como uno de los tipos más queridos del puroresu. Un imprescindible de este G1.

Puntuación: ****



- Zack Sabre Jr vs Tomohiro Ishii:




Ishii vs Sabre va camino de ser algo especial para mí. Dos combates en los que no creí que fuese a disfrutar tanto. En el G1 Special me sorprendieron enormemente, pero aquí me cautivaron por completo. 15 minutos de Sabre dando una versión de si mismo absolutamente brillante. Orgánica, con mil y una variantes y tremendamente inteligente. Con Ishii, se me acaban los adjetivos. El caso es que el gordito con cara de malas pulgas es capaz de hacerme saltar de la silla constantemente. Y aquí la mezcla de estilos no puede salir mejor.

Profundo, espectacular, intenso, divertido... todo sale a la perfección porque está hecho de la mejor manera posible. Un auténtico MOTYC y uno de los matches que más he disfrutado como aficionado. ¿Sorprendido? Yo también. Un absoluto clinic que me hace preguntarme cual es el techo de Sabre como worker en NJPW y que me deja claro que estamos haciendo algo mal. ¿Y si en lugar de preguntarnos si Ishii es uno de los mejores de Japón pasamos a certificar que es uno de los mejores del mundo?

Puntuación: ****1/2


- Tetsuya Naito vs Hiroshi Tanahashi:




La fusión perfecta entre su match de Wrestle Kingdom y su match de Dominion. La trilogía de 2017 se cierra con el broche de oro en esta "semifinal".


Tanahashi demuestra que es uno de los mejores de la historia (sin paliativos como "de Japón") y Naito se doctora con honores. El campeón intercontinental es un general capaz de hacer que los aficionados bailen a su son. Una performance colosal implicando al público y haciendo a la perfección toda su labor in ring. Por el otro lado, Naito dio otra exhibición en su papel y fue capaz de aportar valor al match cada vez que intervino. Es la mayor estrella del puroresu y quizá, el main eventer del momento en todo el planeta. Nadie aporta tanto a su empresa como él.


Sin necesidad de ir a la épica, esto fue muy épico. Match intachable, apasionante y de visionado obligatorio si dices que te gusta el pro wrestling.

Puntuación: ****1/2



Esto ha sido todo, de momento. El día 14 tendréis la review de la final del G1 y el 16 la review del bloque B. No olvides que tenéis todas nuestras impresiones en nuestro podcast en Youtube.


Kingbilbin